La Cueva de los Casares, un refugio para Neandertales y Humanos modernos

Os invito a seguirme al Alto Tajo, un entorno de enorme belleza en el que hay lugares muy interesantes que merece la pena conocer. Poneos la ropa y el calzado de campo y no olvidéis la cámara de fotos porque esta escapada os va a gustar.

¿Cómo llegamos a la cueva de los Casares? Para llegar si venimos desde Madrid por la A2 tomaremos las salida 132 en dirección Alcolea del Pinar/Sigüenza, continuaremos por la CM-2113 hasta llegar al desvío a Riba de Saelices, nos desviaremos y continuaremos por la carretera GU-951. Pasado el pueblo nos encontraremos una bifurcación en la que escogeremos el camino de la izquierda avanzaremos a una nueva bifurcación en la que debemos tomar el camino de la derecha, seguiremos unos kilómetros hasta llegar al camino a la Cueva de los Casares, que aparecerá a nuestra derecha. Tomaremos ese camino y aparcaremos, veremos un merendero donde podremos comer al final de la visita pero nunca debemos hacer fuego. En 2005 unos visitantes hicieron caso omiso de esta advertencia y provocaron un terrible incendio que devastó la zona y costó la vida a varias personas que trabajaron para sofocarlo, por favor no queremos que esto se vuelva a repetir.

Camino hacia la Cueva de los Casares

Para poder hacer la visita guiada a esta cueva debemos saber que abre desde el 1 de febrero hasta el 30 de noviembre con el siguiente horario:

  • Viernes | 16:00 a 20:00 h.
  • Sábados | de 10:00 a 14:00 h. y de 16:00 a 20:00 h.
  • Domingos | de 10:00 a 14:00 h.
  • Miércoles y jueves | 10:00 a 14:00 h. Solamente para grupos con cita previa.

Ahora en Semana Santa tenemos un horario especial del 15 al 22 de abril:

  • Lunes, Martes y Miércoles | Cerrado
  • Jueves | de 10:00 a 14:00 h.
  • Viernes, sábado y domingo | de 10:00 a 14:00 h y de 16:00 a 20:00 h.
  • Lunes de Pascua | de 10:00 a 14.00 h.

La entrada son 2€ o u 1€ si sois un grupo de 25 personas con cita previa, tenéis carnet de estudiante, carnet joven o equivalente, si sois pensionistas, estáis desempleados, tenéis diversidad funcional, sois una familia numerosa, sois miembros de la asociación de parques arqueológicos, sitios o monumentos correspondiente o sois miembros del ICOM e ICOMOS. Para los menores de 8 años, investigadores autorizados y gente de la zona la entrada es gratuita.

La visita dura entre 40-50 minutos, pero vamos a hablar de la cueva y lo que veremos.

Imagen relacionada
La cueva de los Casares, encima de ella tenemos un torreón Islámico

La Cueva de los Casares es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la provincia de Guadalajara, tal es su importancia que desde 2014 se han reanudado las investigaciones en ella y se ha hecho un control muy minucioso de las zonas visitables para evitar dañar el yacimiento. Esto se debe a que se ha descubierto que es uno de los últimos asentamientos del hombre de Neandertal en la península ibérica, se ha estudiado el entorno y se ha visto que estuvieron allí en un periodo interglaciar (una época de clima templado similar al actual entre dos glaciaciones). Se cree que esta cueva nos puede ayudar a encontrar las causas de la desaparición del hombre de Neandertal.

¿Cómo sabemos que hubo Neandertales en la Cueva de los Casares? Los investigadores de la cueva han encontrado herramientas de piedra del paleolítico medio que corresponden con las que usaba el hombre de Neanderthal, en los años 60 se descubrió un hueso de Neandertal (que se perdió pero quedó documentado). Debemos tener en cuenta que los Neandertales no eran criaturas toscas carentes de inteligencia, sino que eran inteligentes y mostraban comportamientos simbólicos.

Pero no sólo estuvo habitada por Neandertales, los Humanos Modernos la habitaron en el paleolítico superior, cuando el clima de la zona era bastante frío, dejando su huella en forma de grabados y pinturas por toda la cueva. Estos grabados son algo espectacular que a mí me dejó fascinada.

Cueva de los Casares
Petroglifos que veremos en la cueva

Además de petroglifos con figuras humanas (representan a los humanos de un modo esquemático) veremos grabados de animales que habitaban la zona en esa época como rinocerontes lanudos, caballos, ciervos… Esto nos da información muy valiosa del clima de la época pues los animales se corresponden con un clima muy frío, pensemos que estaban viviendo el final de la última glaciación.

Grabado de un caballo

Si queréis saber más de la cueva, aquí tenéis un documental de 15 minutos en el que Javier Alcolea, profesor titular de prehistoria en la Universidad de Alcalá de Henares nos la describe y explica. Merece la pena verlo: http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-casares/1346575/

Mas adelante en la historia, a mediados del siglo X d.C., los alrededores de la cueva fueron un asentamiento hispano-musulman. Esto lo podemos ver en la torre situada encima de la cueva y en los restos de construcciones que encontraremos en la ladera del cerro donde se encuentra la cueva. Merece la pena visitarlos.

Vista aérea de la zona. Vemos el torreón musulman, debajo está la entrada a la cueva y en el centro de la imagen el yacimiento hispano-musulman

Debemos pensar que estos posteriores asentamientos y el hecho de que, hasta hace muy poco, la Cueva de los Casares se empleó como refugio para ganado han hecho que las pinturas rupestres que hubiera a su entrada se perdieran y que se haya deteriorado esta cueva de gran importancia. Debido a ello las investigaciones se están centrando en las galerías más profundas porque es donde menos se ha accedido y menos daño se ha hecho. Es muy importante que se cuide e investigue este tesoro que tenemos en Guadalajara.

Anuncios

El Barranco del Río Dulce, un parque natural que merece ser visitado

Hoy os llevo al norte de Guadalajara, una zona llena de vida y con una geología muy curiosa, así que coged ropa de abrigo (aunque sea verano suele refrescar) y calzado de campo y acompañadme.

Iremos por la A2 y tomaremos la salida 118 en dirección Sigüenza, ahí seguiremos por la GU-118 hasta llegar al mirador de Felix Rodriguez de la Fuente, donde podemos aparcar.

En el mirador encontraremos dos carteles donde nos explicarán con detalle la geología de la zona.

Cartel explicativo de la geología que veremos desde el mirador
Cartel explicativo de la Geomorfología del Parque Natural del Barranco del Río Dulce

Al asomarnos al mirador veremos cómo el río ha erosionado la roca caliza a su paso, dejando a la vista los pliegues de los estratos formados por margas jurásicas. Llamarán nuestra atención las deformaciones en forma de cofre cuyo flanco derecho está afectado por una falla inversa que le da esa forma tan curiosa.

En la imagen he señalado la falla inversa

Si miramos a la izquierda veremos la cascada del Gollorio, un hermoso salto de agua de aproximadamente 30 metros de altura. Para verla bien os recomiendo ir en primavera para que haya agua, es más espectacular si el invierno ha sido lluvioso. Os recomiendo además sacar los prismáticos para ver las rapaces que habitan este barranco, pues es habitual verlas por allí. Esta zona superior tiene un ecosistema de páramo.

Buitres que encontramos sobrevolando la zona

Hay una ruta muy chula que nos lleva por el barranco y nos devuelve al pueblo, se hace en hora y media (nosotros tardaremos más porque iremos parando para ver cosas) y es de dificultad baja. Tenéis el mapa de la zona por el Instituto Geográfico Nacional aquí y en la siguiente imagen podéis ver el mapa de la ruta (el mapa está subido a Wikiloc por http://www.senderismoGuadalajara.es).

https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=4734213&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=H
Powered by Wikiloc

Para hacer la ruta de senderismo por el Río Dulce nos acercaremos a Pelegrina con el coche, nada mas llegar al pueblo encontraremos una zona de aparcamiento a la izquierda. Caminaremos por la calle que se mete en el pueblo y después la primera calle a la izquierda que baja hasta una fuente, seguiremos bajando por la izquierda hasta alcanzar una chopera.


Dejaremos a la izquierda una formación rocosa muy singular donde anidan buitres leonados.

Veremos un puente para cruzar el río, lo ignoraremos y seguiremos nuestra ruta según nos indican las flechas de los postes. Nos toparemos con la caseta donde Félix Rodriguez de la Fuente guardaba los materiales de rodaje de sus documentales. En nuestro camino descubriremos un paisaje lleno de belleza.

Paisaje que iremos viendo en nuestro camino
Es recomendable ir en primavera si ha sido un año lluvioso para ver los riachuelos en su esplendor. También puede ser visitado un día de sol en un otoño lluvioso (como hicimos nosotros)

No dejéis de mirar el paisaje, si vais atentos veréis hongos y vegetales que se crían por la zona. Estamos en un paisaje de robles, coscojas, encinas, arces de Montpellier y especies típicas de bosque de ribera como álamos cubiertos de enredaderas y zarzas. En las zonas soleadas nos encontraremos con rosas mosquetas. Estamos en un ecosistema ripario, lleno de biodiversidad.

Hongo encontrado en nuestra visita otoñal

Seguiremos caminando siguiendo las indicaciones del sendero hasta llegar a una zona donde debemos cruzar el río, no nos va a ser difícil cruzar las piedras pero es conveniente llevar un calzado adecuado para evitar sustos. Continuaremos la marcha hasta llegar al puente que ignoramos al principio (sí, hemos caminado en círculo), lo cruzaremos para volver a Pelegrina y al coche.

Un oasis en la Estepa Manchega: Las Tablas de Daimiel

Os invito a acompañarme a un humedal muy especial en el que veremos aves muy bellas y una vegetación muy peculiar. Para disfrutar de este viaje no debéis olvidaros de los prismáticos, además es recomendable que os llevéis la comida para comer en el merendero entre ruta y ruta.

¿Qué son las Tablas de Daimiel? Las Tablas de Daimiel son un ecosistema llamado “tablas fluviales”, humedales formados por el desbordamiento de los ríos en zonas muy llanas e impermeables. Este humedal es uno de los ecosistemas acuáticos más importantes de España debido a su flora y fauna y además es zona de paso de aves migratorias.

Las tablas de Daimiel se forman por las aguas del río Guadiana y las aguas del río Gigüela que aportan salinidad al humedal, haciendo que nos encontremos especies vegetales propias de zonas de agua salada como los tarayes. Sí, he dicho que hay un río con agua salobre pero ¿Por qué tiene sal este río? En algunas zonas de Castilla la Mancha encontramos zonas de suelos con sedimentos de la Era Mesozoica, cuando la península ibérica estaba bajo las aguas del mar, por eso estos suelos son salinos. El río al atravesar estos suelos los lava y se va llevando la sal con él, al beber el agua de ese río no lo notaremos debido a que la cantidad de sal es pequeña pero en el remanso del humedal, con la evaporación, la sal se concentra.

Para llegar a este paraje podemos hacerlo dese Villarubia de los Ojos o desde Daimiel, ambos tienen caminos que nos llevarán al parque.

Mapa de situación del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

Por el camino pasaremos por el molino de Molemocho, un molino de harina propulsado por el río que ha sido restaurado. Merece la pena visitarlo y además tiene al lado una colonia nidificadora de cigüeñas.

Colonia nidificadora de Cigüeñas

Al llegar al parque encontraremos un amplio aparcamiento de tierra donde dejaremos el
coche y la comida, visitaremos el Centro de Visitantes donde nos indicarán el estado de las rutas (en nuestro caso nos avisaron de que la ruta de la Torre de Prado Ancho se encontraba seca) y encontraremos información sobre la flora y fauna que encontraremos en el parque.

Se pueden hacer tres rutas de baja dificultad:

  • Ruta de la Isla de Pan: ruta circular por los humedales en la que encontraremos miradores y zonas de observatorios de aves. Es la que recomiendo hacer en primer lugar. Es un trayecto de 2,5 km.
  • Ruta de la Laguna Permanente: esta ruta nos lleva hacia la entrada del Guadiana en el humedal, en el trayecto encontraremos dos casetas de observación para ver la fauna de la zona. El trayecto es de 1,5 km.
  • Ruta de la Torre de Prado Ancho: esta ruta nos lleva al norte del parque, en el camino encontraremos cuatro casetas de observación donde veremos un gran número de aves, al final del camino nos encontraremos una torre de dos plantas desde la que tendremos una bella vista panorámica. Este trayecto es más largo al ser 4 km.
Las rutas de Las tablas de Daimiel

Vamos a hacer la Ruta de la Isla del Pan, la más característica de las tablas, seguidme.

Gran parte del recorrido transcurre entre pasarelas de madera que nos llevan de isla en isla

Al poco de empezar la ruta nos encontraremos un sendero que conduce a la laguna de aclimatación, donde podremos ver las aves más representativas de la zona.

Pato Colorao
Malvasía cabeciblanca
Dos Gansos

Continuaremos caminando entre pasarelas y miradores pero sin dejar de mirar la flora que nos rodea.

Entre las especies silvestres podemos encontrar algunas como la cicuta
No dejéis de mirar al suelo para no perderos este bello espectáculo
Especies vegetales típicas de paisajes salinos
En los arbustos podemos ver bellas aves

Seguiremos caminando hasta llegar al bosque de tarayes, el taray es un árbol de hoja caduca adaptado a vivir en zonas salinas. Con el paso de los años los troncos de estos árboles adoptan formas caprichosas que llamarán nuestra atención. Para ver los tarays en todo su esplendor es mejor visitar el parque en mayo, nosotros lo visitamos en marzo y aún no tenían hojas.

Taray con el tronco dividido

Seguiremos caminando hasta encontrar una nueva caseta de observación donde podremos ver aves limícolas.

Caseta de observación
Aves limícolas, es muy curioso verlas escarbar en el limo

Seguiremos caminando entre pasarelas hasta llegar de nuevo al centro de visitantes, por el camino si tenemos suerte podemos ver flamencos comiendo con gran elegancia. Veréis que los flamencos de las fotografías son blancos, eso se debe a su alimentación: el flamenco toma el color rosado debido a los carotenoides de los camarones y crustaceos que comen, el alimento que encuentran aquí no tiene esos carotenoides y por eso estos flamencos no tienen el color rosado tan característico de su especie.

Flamencos comiendo
Flamencos comiendo

Una vez llegados al centro de visitantes podremos coger la comida del coche y comer en el merendero del parque, donde encontraremos bancos y mesas bajo techo y una zona de contenedores donde dejar los desperdicios. Después de comer podemos animarnos a hacer otra ruta y disfrutar de este bello lugar.

Cuando el hombre cambió el paisaje con la minería mucho antes de lo que imaginas

Cuando hablamos de el cambio del paisaje por la actividad del hombre, nos vienen a la cabeza los últimos siglos con la revolución industrial y sus avances. Pero ¿Y si os digo que entre el 26 y 19 AC. los romanos transformaron totalmente el paisaje para obtener oro? ¿Queréis conocer ese lugar? Poneos ropa y calzado cómodos porque nos vamos a descubrir Las Médulas.

En los escritos de Plinio el Viejo (escritor, naturalista, científico y militar romano que fue administrador de estas minas en su juventud) se indica que se extraían de Las Médulas 20.000 libras, aproximadamente unas 9 toneladas, de oro al año. En este lugar trabajaban 60.000 obreros manumitidos (antiguos esclavos liberados). Estos datos nos dan una idea de la importancia de esta mina a cielo abierto.

Como veis hablamos de una obra de ingeniería descomunal en una época en la que no había máquinas que hicieran el trabajo de romper la montaña para extraer el oro ¿Cómo lo hacían? Debemos pensar que los romanos dominaban el uso del agua, nos han dejado restos de ello, sabían que el agua podía ser muy destructiva y que podían aprovechar esa fuerza para hacer cosas que no podían hacer con la fuerza de hombres y animales. Se les ocurrió la genial idea de canalizar el agua de los riachuelos de la zona hacia la parte alta de la montaña, allí la guardaban en embalses. Después excavaban la montaña con galerías que tuviesen mucha pendiente para que el agua bajase rápido, una vez tenían la montaña con suficientes galerías salían y soltaban el agua del embalse para que entrase por ellas aprovechando el desnivel. Os podéis imaginar el destrozo provocado por esa enorme masa de agua entrando, el resultado era que el agua derrumbaba el monte y arrastraba con ella el oro de su interior. Los romanos sólo tenían que esperar al final del río formado, para ir cogiendo el oro arrastrado.

Como podéis imaginar esta tremenda obra de ingeniería supuso una importante alteración del medio ambiente de la zona y un cambio notable en el paisaje. Esto hace que nos encontremos una zona de arenas rojizas que, con el paso del tiempo, se ha cubierto de vegetación (en su mayor parte castaños y robles, además de arbustos de la zona). Hoy en día ese desastre ecológico romano es patrimonio de la humanidad y uno de los lugares más curiosos que podéis visitar en la península ibérica. Os aseguro que a mí me dejó boquiabierta por su belleza y su historia.

Vista de Las Médulas

Vamos ahora a la parte importante ¿Dónde está este curioso lugar?

Localización de Las Médulas

Las médulas se encuentran en la comarca leonesa del Bierzo, en la frontera con Galicia, a 30 kilómetros de Ponferrada. Cogeremos en Ponferrada la A6 o la N-VI hasta el enlace con la N-120, nos desviaremos a Carucedo. Merece la pena dedicar una escapada para visitarlas, yo lo hice al volver de un viaje a Galicia y me gustó muchísimo.

A la entrada del pueblo de Las Médulas encontraréis un parking bastante amplio, ahí caminaremos un poco hasta llegar al Aula Arqueológica, donde nos explicarán con detalle cómo se creó la mina en la época romana. Si nos adentramos más en el pueblo encontraremos el Centro de Recepción de visitantes, aquí nos informarán sobre las rutas que podemos hacer y todo lo que podemos ver y hacer en la zona. Es importante saber que organizan visitas guiadas para grupos. La información sobre ambos centros la tenéis aquí: https://www.espaciolasmedulas.es/inicio/servicios/

Hay varias rutas para hacer con distinta dificultad, toda la información la podéis encontrar aquí: http://www.derutaporlasmedulas.com/rutas.html

Resultado de imagen de mapa las medulas rutas

La senda de las Valiñas es muy sencilla y merece la pena visitar La Cuevona, una galería de gran altura que os dejará impresionados.

La Cuevona

Seguiremos caminando y viendo cómo emergen picos de tierra roja entre la vegetación

Picos de tierra roja nos saludan en el camin

Podemos salir desde esa ruta hacia el mirador de Orellán, donde tendremos una vista espectacular.

Vista de Las Médulas desde el mirador
Vista de la galería visitable desde el Mirador de Orellán

Ver las paredes de tierra rojiza emerger entre la vegetación es espectacular, nos traslada a otro mundo. Desde este impresionante mirador se puede bajar a una de las galerías excavadas por los romanos que aún queda, la visita merece la pena.

La verdad es que este paisaje da para una escapada rápida o para estar varios días y hacer varias rutas, eso lo dejo a vuestra elección. Lo ideal es ir en primavera-verano por el buen tiempo y el calor, aún así llevad algo de abrigo porque por la noche refresca bastante.

Espero que esta escapada os haya gustado y que os anime a visitar este hermoso paisaje. ¡Nos vemos en futuros viajes con mucha Ciencia!

Descubriendo la minería en Asturias

Este fin de semana visité el Museo Geominero y la mina Marcelo Jorisen en Madrid, fue una visita espectacular que me gustó mucho. En la mina se nos habó de la mina del museo de la Mineria y la Industria de Asturias (MUMI), me sorprendió que mucha gente no lo conocía y al escucharles preguntar con curiosidad decidí escribir sobre él en el blog. Así que poneros el casco de minero y preparaos para descubrir la minería asturiana.

El Museo de la Minería y la Industria de Asturias (MUMI)

Nos trasladaremos a la localidad de El Entrego, donde a las afueras encontraremos el museo en la calle Trabanquín S/N. El parking es grande, por lo que no habrá problemas para aparcar. El museo se construyó en los terrenos de la escombrera de la mina de San Vicente, en el corazón de la cuenca carbonífera del Nalón.

Mapa con la stuación del MUMI respecto a la localidad de El Entrego

La entrada es muy característica y en sus alrededores podéis ver cómo eran las vagonetas y locomotoras que transportaban el carbón. Encima de la entrada se ve el castillete por el que discurre el ascensor que nos bajará a la mina.

Entrada al museo

El interior del museo está dividido en zonas en las que nos explicarán diferentes cosas, vamos a verlas en detalle:

  • Antiguas tecnologías mineras: aquí tendremos la evolución de la tecnología usada en las minas, desde las primeras máquinas de tracción animal a las más modernas.
Máquina de vapor de Watt
Máquina de Newcomen
Locomotora de vapor
Maquinaria de extracción de carbón
  • La casa del explosivo: aquí nos explican cómo era la industria del explosivo, la química relacionada y su relación con la minería.
Laboratorio de química de explosivos
  • Geómetras, fósiles y minerales: en este área nos explicarán la geología asturiana, veremos qué minerales hay en la zona y los fósiles encontrados allí (vegetales y animales).
Explicación del periodo carbonífero y fósil de un tronco de árbol de la época
Fósil vegetal de Mariopteris Muricata, es una plantita con hojas similares al helecho
Corteza de un árbol del carbonífero, es similar a la superficie de una piña, debía tener el mismo tacto
Así era la corteza de un árbol en el carbonífero
  • La enfermería y la brigada de salvamento minero: esta parte es menos amigable porque cuenta las enfermedades que padecían los mineros y cómo eran los instrumentos médicos de la época.
Equipo de radiología de principios del siglo veinte
Equipo de radiología
Ambulancia de inicios del siglo XX
Ambulancia de la época
  • Casa de baños: en este apartado se puede ver cómo era el vestuario de los mineros, es curioso ver los techos altos con los sistemas de poleas para subir la ropa de los mineros y evitar que se mancharan. También se ven los carteles de los sindicatos de la época.
  • Lampistería: aquí veremos la evolución de las lámparas que usaban los mineros para poder ver por la mina, veremos cómo pasaron de lámparas de aceite a lámparas eléctricas y cómo eran las primeras baterías. Muy curioso de ver.
Pila de Edison-Lalande, es enorme. Imagina un móvil teniendo que llevar una batería así
Una pila de 1912, si aún fuesen así los smartphones serían gigantescos
  • Instrumental científico: en esta sección veremos instrumentos científicos antiguos cedidos por la universidad de Oviedo.
Microscopio electrónico
Microscopio electrónico
  • La mina: esta es la mejor parte. Nos bajarán por el ascensor a la mina, donde nos equiparán con el casco de minero (los EPIs son siempre importantes) y recorreremos las distintas galerías de la mina. Para acceder a algunas zonas usaremos el tren eléctrico que transportaba a los mineros. Veremos los diferentes tipos de extracción que se usaban y las diferentes maquinarias, la experiencia merece la pena.

La mina de Pozo Sotón

Ya hemos visto el museo, ahora visitemos una mina ¿Os atrevéis?

Para visitar Pozo Sotón nos desplazaremos a Sotón, en San Martín del Rey Aurelio, muy cerquita del MUMI. Hay dos tipos de visitas: una gratuíta por los exteriores de la mina (declarado Bien de Interés Cultural) y otra de pago en la que nos adentraremos en las galerías de la mina. Ambas visitas son largas, por lo que no pueden hacerse en el mismo día. Es necesario reservar antes de ir.

Una vez allí nos tendremos que cambiar de ropa y poner los EPIs (casco con lámpara de luz y equipo auto-rescatador), esto es necesario porque es una mina de carbón que está en funcionamiento. Debo decir que nos vamos a meter en una visita de cuatro horas con un nivel de exigencia elevado, tenedlo en cuenta antes de reservar. Esta visita es sólo para mayores de edad, no podréis hacerla con niños. Toda la información la tenéis en http://www.visitapozosoton.es/interior/

Plano de la visita a Pozo Sotón

Bajaremos a la 8º planta donde nos dirigiremos a la chimenea La Jota para descender a la planta 9, este descenso tiene bastante desnivel y es muy estrecho pero hay un descenso alternativo si no os véis capaces de recorrerlo.

En la novena planta se nos hablará de los sistemas de comunicación empleados por los mineros, se nos enseñarán los equipos de emergencia, sistemas de ventilación, la subestación eléctrica que dotará de electricidad a la mina, los sistemas de tracción y cómo se hace el vertido de materiales. Una vez visto todo esto, nos moveremos hacia las zonas de explotación del carbón, haremos un recorrido a pie de 2 kilómetros en los que veremos las distintas instalaciones empleadas en la mina.

Al llegar a la zona de explotación del carbón se visitará el taller vertical con la rozadora (zona gris del mapa) y el avance de una galería de guía. Después visitaremos el taller de explotación por subniveles y descenderemos a la décima planta.

En la planta décima veremos cómo funciona la tolva de carga del carbón y veremos una galería inundada por agua. Una vez visto esto subiremos para salir.

Pues eso ha sido todo en nuestra escapada minera por Asturias, espero que hayáis disfrutado con ella. ¡Nos vemos en la siguiente escapada!

Tras las huellas de los gusanos gigantes y los trilobites

Si os hablo de gusanos gigantes que habitaron la zona donde hoy se encuentra el Parque Nacional de Cabañeros, a muchos les vendrá a la cabeza la película Dune con aquellos seres gigantes que surgían amenazadores entre la arena. Pero esto está muy lejos de la realidad porque hace 472 millones de años esa zona se encontraba sumergida bajo el mar y era habitada por animales marinos de la época, como gusanos marinos y trilobites. Vamos a visitar sus restos y a conocer cómo era la tierra entonces.

Pongámonos en situación, estamos en el periodo Ordovícico, en esa época toda la vida en la tierra se encontraba bajo el agua debido a la escasez de oxígeno en la atmósfera que impedía la vida en tierra firme. Para que os hagáis una idea de cómo era la tierra en ese periodo es mejor verlo en una imagen.

Resultado de imagen de la tierra periodo ordovicico
La tierra en el periodo Ordovícico

Como podéis ver en la imagen, la zona de Cabañeros estaba bajo un mar poco profundo y esto va a hacer que encontremos fósiles marinos y la geología propia de un paisaje submarino. Todo esto en una tierra con unas condiciones climáticas y atmosféricas que no se parecían en nada al planeta que conocemos. En la escapada de hoy vamos a hacer un viaje en el tiempo que nos va a parecer un viaje a otro planeta y estará lleno de sorpresas.

Para empezar nuestra ruta nos acercaremos a la localidad de Navas de Estena, donde empieza la Ruta del Boquerón del Estena. Dejaremos el coche donde se indica, hay una zona de parking junto a un camping.

La ruta que vamos a hacer tiene 8 km (es ida y vuelta, no es circular), es un paseo sencillo de realizar y apto para todos los públicos. Mi consejo es que os la toméis con calma y disfrutéis de lo que váis a ver.

A lo largo de nuestro recorrido vamos a ver dos tipos de rocas: las pizarras, oscuras, que se astillan con facilidad y las cuarcitas, de tonos claros, duras y compactas. Estos dos tipos representan los sedimentos que se fueron depositando en el lecho marino y se compactaron después debido a las altas presiones y temperaturas, las pizarras son los fangos que se fueron acumulando y las cuarcitas son restos de arena costera.

Pizarras que veremos en la ruta

Tras cruzar el río nos encontraremos tres pilares de roca conocidas como “Las torres del Estena”, su curiosa forma se debe a la erosión diferencial: las rocas más blandas que tenían alrededor se fueron erosionando con el tiempo dejando la roca más dura con esta forma tan curiosa que llegó a aparecer en un sello de correos.

Resultado de imagen de torres del estena
Torres del Estena, imagen de la web del Parque Nacional de Cabañeros

Continuando por el camino y disfrutando del paisaje llegaremos al cartel donde nos explicarán las huellas que nos vamos a ir encontrando, id con mucha atención para no perderos nada.

Imagen del cartel explicativo

Pero metámonos en harina y mostremos lo que hemos venido a ver, os he prometido gusanos gigantes y aquí tenemos un “Paleophycus tubularis”, la huella de un gusano más grande y antigua encontrada en el planeta.

Huella del gusano gigante que habitó en Cabañeros

Cerca del gusano, saliéndonos un poco de la ruta tendremos una gran congregación de cruzianas de trilobites, las cruzianas son las huellas que dejaban los trilobites al moverse. Aquello debía ser la M30 de los trilobites por la cantidad de ellos que se movían por allí.

Pared de crucianas de trilobites, imagen cogida de la web del Parque Nacional de Cabañeros

Pero aún nos esperan más sorpresas, como estamos bajo el mar veremos rizaduras del fondo marino provocadas por el oleaje.

Rizaduras provocadas por el oleaje

Y hay más habitantes que dejaron huella en este lecho marino en el que estamos: las anémonas marinas. Sí ya había anémonas viviendo en la zona y dejaron la marca redonda de su pedúnculo

Pedúnculo de anémona, os lo he señalado en rojo para que lo veáis bien

Otra anémona que estaba allí

Pues ya hemos visto los restos de los habitantes de Cabañeros en el Ordovícico. Pero no sólo eso es interesante en nuestra visita, ya que durante el paseo a lo largo del río Estena disfrutaremos de la vegetación mediterránea de la zona, con las aromáticas jaras, hermosas encinas, alcornoques y quejigos, que acompañados de la vegetación propia de la ribera del río nos alegrarán la visita.

Espero que os haya gustado este viaje en el tiempo y me sigáis en futuras escapadas llenas de ciencia.

Descubriendo la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

Os invito a hacer una escapada llena de Geología y Paleontología, en la que veréis cómo fue cambiando el paisaje en Cuenca desde el triásico hasta el final del cretácico. Además descubiréis cómo eran los seres que habitaban la zona en las distintas épocas (sí, vais a ver dinosaurios) ¿Os apetece iniciar esta aventura? ¡Pues poneros ropa y calzado cómodos y seguidme!

Empezaremos nuestro viaje en Cuenca, donde visitaremos el Museo Paleontológico de Castilla la Mancha. En el museo nos explicarán cómo eran los dinosaurios de Cuenca y cómo vivían, podremos ver fósiles encontrados en los yacimientos de Las Hoyas y Lo Hueco y en su exteriores veremos figuras que nos mostrarán cómo eran estos animales en vida. Es una visita que disfrutarán niños y mayores por igual. Además de las exposiciones algunas semanas se organizan charlas de paleontólogos en el museo, merece mucho la pena asistir.

Imagen tomada de la web del MUPA

Una vez visto el museo sacaremos nuestro mapa con todo lo que hay que ver en la zona, en él tenemos marcado en amarillo la ruta principal con los lugares más importantes para ver. Si tenemos tiempo merece la pena salirnos de ella para conocer la geología de la zona, sobretodo si queremos hacer el recorrido de atrás hacia delante en el tiempo. A continuación os describo los puntos de interés dentro y fuera de la ruta en orden cronológico.

Mapa Ruta de los Dinosaurios
Mapa sacado de la web de la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

En Buenache de la Sierra tenemos el primer panel de la ruta, en él nos explicarán la geología del Mesozoico y veremos en una única panorámica 187 millones de años de historia geológica.

Imagen del panel sacada de la web de la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

El segundo panel lo encontraremos en el alto de Valdemoro de la Sierra, allí tendremos una buena vista de los relieves triásicos.

Imagen del panel sacada de la web de la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

Si nos desplazamos a Tierra Muerta encontraremos el tercer panel, en él descubriremos que en el Jurásico Cuenca era un mar tropical lleno de vida. Además las vistas merecen la pena.

Imagen del panel sacada de la web de la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

Avanzaremos hasta llegar a La Cierva, donde nos transportaremos al Cretácico Inferior y conoceremos a su habitante más famoso: Concavenator, de él encontraremos una escultura además del panel explicativo.

Concavenator, ilustración realizada por mí

Continuaremos nuestro camino hasta llegar a Cañada del Hoyo, lugar donde se encuentra uno de los yacimientos paleontológicos más importantes de Europa: Las Hoyas. En este yacimiento se han descubierto fósiles de más de 250 especies de seres vivos, pero no sólo por la cantidad de sus fósiles es importante, la calidad de las piezas halladas es excelente y ha permitido hacer estudios muy importantes. En Julio suelen hacer las jornadas de puertas abiertas de este yacimiento, por lo que debemos estar atentos si vamos en esa época. En Cañada del Hoyo encontraremos el centro expositivo del yacimiento, que merece la pena visitar.

Nos trasladaremos al Cretácico Superior en Uña, allí descubriremos como en esa era el mar volvió a conquistar Cuenca, creando el extraño paisaje la Ciudad Encantada.

Nos moveremos a otro lugar interesante, Fuentes. Aquí encontraremos otro de los yacimientos paleontológicos más importantes de Europa y el más grande de España: Lo Hueco, descubierto mientras se realizaban las obras del AVE. En este yacimiento se han descubierto más de 14.000 restos fósiles, entre los cuales se encontraron los enormes titanosaurios. En la Plaza de la constitución encontraremos el centro expositivo del yacimiento de Lo Hueco.

Imagen del panel sacada de la web de la Ruta de los Dinosaurios de Cuenca

Finalmente nos despediremos del Cretácico en Los palancares, allí descubriremos cómo cambió la tierra tras el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años.

Espero que os haya gustado esta escapada y que os animéis a hacer turismo científico. ¡Hasta pronto!